¿Por qué los dietistas-nutricionistas recomendamos el consumo de alimentos integrales?

Muchas veces, cuando tenemos un objetivo de pérdida de peso, intentamos elegir opciones integrales porque nos creemos que ese alimento o producto “adelgaza”.

Esto no debería de ser así, ya que ningún alimento adelgaza por sí solo, pero sí que puede ayudar al proceso al presentar numerosos beneficios para nuestra salud.

Cuando hablamos de alimentos integrales, nos referimos a los cereales (avena, centeno, trigo, arroz…) que han sido elaborados a partir del grano de cereal entero, es decir, se han conservado todas sus partes en el proceso de elaboración. Por el contrario, los alimentos refinados (cereales refinados o blancos) son aquellos en los que en su procesado se eliminan las capas externas del cereal, y con ellas gran parte de su valor nutricional.

Por ello, el consumo de alimentos integrales presenta numerosos beneficios, como pueden ser:
– Ayudan al estreñimiento por su alto contenido en fibra al mantener la “cáscara” del cereal.
– Son más saciantes y un gran aliado en las dietas de pérdida de peso, ya que, aunque aporta las mismas calorías que la opción refinada, te ayuda a comer menos y por lo tanto disminuir la ingesta calórica diaria.
– La fibra dificulta la absorción intestinal de grasas y retrasa la de azúcares, por lo tanto, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ayuda a controlar la diabetes.
– Fortalecen el sistema inmune al ayudar al crecimiento y desarrollo de la flora bacteriana intestinal, la cual funciona como barrera defensiva frente a agentes externos.
– Tienen un mejor perfil nutricional ya que contienen más nutrientes, vitaminas y minerales.

Vale pero… ¿y ahora como sé que un producto es integral?

Para escoger correctamente un producto integral, primero debemos irnos a la etiqueta nutricional. En la lista de ingredientes, debe aparecer como primer ingrediente “harina integral o sémola integral o harina de grano entero” del cereal que sea (trigo, centeno, espelta…). Los ingredientes siempre están ordenados de mayor a menor, es decir, el primer ingrediente que aparece en la lista es el que más tiene, por lo tanto si no aparece como primer ingrediente el alimento no será integral.

Por otro lado, si es un producto que lleva mezcla de varias harinas o cereales, por lo menos debe de llevar un porcentaje de harina integral igual o superior al 75%. De esta manera, evitarás caer en la trampa de alimentos con mensajes como “alto contenido en fibra” o “integral”. Además, muchas veces les añaden ingredientes o harinas más oscuras pero refinadas para que puedan parecer integrales así que… ¡no te dejes engañar por el color oscuro… ¡y lee las etiquetas!

Belén Fernández
Dietista y nutricionista

Recommended Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search