No hay mejor defensa que un buen ataque

La nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19) está causada por una nueva cepa (SARS-CoV-2).  Los coronavirus humanos son una extensa familia de virus respiratorios que provocan diversas afecciones y enfermedades en los seres humanos como el resfriado común, pero también el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV). 

La relación entre nutrición e inmunidad es un campo muy atractivo y complejo. La nutrición es un componente determinante en el desarrollo y mantenimiento de la respuesta inmune. Los datos epidemiológicos existentes relacionan la presencia de déficits nutricionales con desequilibrios inmunitarios e incremento del riesgo de infecciones.

La dieta podría condicionar la respuesta metabólica e inflamatoria del organismo, incidiendo en la evolución clínica del paciente. Los nutrientes presentes en los alimentos, son asimilados por nuestro organismo y utilizados para obtener energía, para reparar tejidos o para regular diferentes procesos metabólicos, pero además de los beneficios anteriores expuestos, son capaces de influir en el sistema inmunitario.

Está demostrado que la Dieta Mediterránea mejora la salud respiratoria, pero hay alimentos que ayudan especialmente a mantener alejados trastornos que afectan a los pulmones o a superarlos fácilmente. Además, con ellos ganas vitalidad.

  • CÍTRICOS

Previenen infecciones respiratorias. Naranjas, mandarinas, limones… son una gran fuente de vitamina C. Esta vitamina potencia las defensas del organismo, con lo que colabora en la prevención de infecciones respiratorias. También acelera la regeneración de los tejidos y favorece la eliminación de toxinas. Además de los cítricos, kiwis, tomates y pimientos también son ricos en esta vitamina.

  • AGUACATE

Contiene grandes dosis de vitamina E. Un consumo diario bajo de esta vitamina, de potente efecto antioxidante, se asocia con un empeoramiento de los síntomas de las enfermedades pulmonares. La vitamina E trabaja en sinergia con la vitamina C y, además de encontrarla en el aguacate, también se halla en los frutos secos (sobre todo las almendras), las aceitunas, el aceite de oliva virgen, las semillas crudas (calabaza, girasol, sésamo…), las espinacas, el germen de trigo o la col rizada.

  • TOMATE

De los carotenoides que contiene el tomate maduro, el licopeno representa más del 90%. Este antioxidante protege las células de los radicales libres responsables de la degeneración de los tejidos además de mejorar la resistencia de la piel frente a la radiación solar.

  • HUEVO

La yema de huevo contiene vitamina A, nutriente muy beneficioso para la salud respiratoria. Es fundamental para el cuidado y regeneración de las mucosas dañadas e inflamadas en numerosos trastornos respiratorios (asma, bronquitis, EPOC…). Esta vitamina abunda en la yema de huevo, y también en los lácteos enteros. 

La provitamina A (que en nuestro cuerpo se trasforma en vitamina A) juega un importante papel en el sistema inmunitario einterviene en la formación y mantenimiento de huesos, piel y mucosas. Por eso, protege los tejidos epiteliales del pulmón y favorece la regeneración de las mucosas dañadas e inflamadas. Los vegetales de color amarillo, anaranjado o rojizo son fuente de betacarotenos, así como las verduras de color verde (espinacas, lechuga, col, coliflor, brócoli, etc.). 

  • CARNES BLANCAS

Son ricas en zinc, un mineral que acelera la recuperación y tiene efecto antioxidante. También aportan selenio, mineral cuyo déficit se asocia con una menor respuesta inmunitaria.

Además de las carnes blancas (pollo, pavo, conejo), otros alimentos ricos en zinc y selenio son el pescado, el marisco, los frutos secos, los cereales integrales, las legumbres y la levadura de cerveza.

  • PESCADO AZUL

Este alimento, junto con las nueces, es muy rico en ácidos grasos omega 3. Estas “grasas buenas” tienen una gran acción antiinflamatoria, muy necesaria para cuidar tus pulmones. Hay que tener en cuenta que el efecto de los radicales libres (producidos por la contaminación, el tabaco, la mala alimentación…) en las mucosas de las vías respiratorias produce inflamación del tejido pulmonar y favorece trastornos que afectan a estos órganos. Los omega 3 “evitan” esa inflamación.

  • AJOS

Tienen propiedadesantioxidantes, antisépticasy antibióticaspor lo que, junto a su capacidad para potenciar las defensas, es un gran aliado para tratar lasinfecciones respiratorias. Algunos desus componentes tienen la capacidad de reducir la formación de radicales libresy aumentar la producción de enzimas antioxidantes.

  • CÚRCUMA

Su capacidad antiinflamatoria está ampliamente demostrada, y eso redunda en la salud de todo el organismo, incluidos los pulmones. Además, tiene una poderosa acción antioxidante

  • FRUTOS SECOS

Tienen un alto contenido en vitamina E. Es esencial para la salud pulmonar, ya que neutraliza los radicales libres. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica comprobó hace unos años que un bajo consumo de este nutriente está relacionado con el empeoramiento de las enfermedades pulmonares. 

El aceite de oliva virgen extra, las aceitunas, el aguacate y el germen de trigotambién contienen una buena dosisde este nutriente.

La abundancia de frutas, verduras, cereales (pan, pasta, arroz… en especial integrales), legumbres, patatas y frutos secos caracteriza a la Dieta Mediterránea tradicional. 

Ésta también cuenta con el uso diario de aceite de oliva virgen, tanto para cocinar como para aliñar, en crudo.

Asimismo, diariamente aporta alguna ración de yogur o queso y, semanalmente, incluye pescado (especialmente azul), aves y huevos, siempre en cantidades moderadas.

Preferentemente, los alimentos que componen esta dieta son frescos, de temporada y están muy poco manipulados.

El consumo de carne roja es muy bajo.

Una costumbre muy mediterránea es condimentar los platos con hierbas aromáticas, lo que resulta muy beneficioso porque contribuye a reducir el uso de la sal.

Este tipo de alimentación no solo es equilibrada, variada y con un aporte bajo de grasas saturadas y alto en vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y fibra, sino que, gracias a su riqueza y variedad de alimentos de origen vegetal, se trata de una dieta con un altísimo aporte de sustancias antioxidantes como las vitaminas C, E y betacarotenos y otros fitonutrientes (compuestos fenólicos, flavonoides…).

BUENA SALUD PARA TODOS Y FUERZA. CON PACIENCIA VOLVEREMOS A LA NORMALIDAD.

Noel Cervera
Nutricionista

Recommended Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search