El corte de digestión

appetizer-1424760_960_720Cuando nos referimos a un corte de digestión hablamos de una parada del proceso digestivo. Se asocia normalmente al cambio brusco de temperatura (como cuando nos introducimos de golpe en la piscina o en el mar), pero también el exceso de calor y el ejercicio intenso, podrían dar lugar a este incómodo y peligroso estado.

Es importante tener en cuenta algunos aspectos alimentarios, que van a influir en el tiempo de digestión. Un alimento puede tardar en digerirse de 2 a 10 horas e incluso días, influyendo factores como: la cantidad, su estado (líquido o sólido), su composición (proteínas, grasas, hidratos, fibra, etc.) o el modo de preparación y cocinado, pero también incide la edad de quien lo come o su estado de salud digestivo (boca, estómago, páncreas, hígado, vesícula, y no solo los intestinos).

Ejemplos:

– El huevo duro y en tortilla. En ambas preparaciones son más indigestas ya que requiere más trabajo enzimático y biliar que si no lo está.

– Bechamel y productos elaborados con mezcla de harinas, mantequilla y leche, como croquetas, rellenos o bases de repostería y bollería. La mantequilla, al cocinarse, resulta muy indigesta.

– Alimentos fritos en aceites recalentados, viejos, estropeados o de mala calidad. En estos casos se generan potentes sustancias irritantes de la mucosa gástrica, como la acroleína.

– Conservas de pescado azul en aceite, tipo sardinillas, anchoas o caballa. Son alimentos de naturaleza grasa, además de ricos en histamina y están conservados en un líquido graso, por lo que su digestión es más lenta.

Noel Cervera

Entradas relacionadas
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search