Archives for dietistasynutricion

El corte de digestión

appetizer-1424760_960_720Cuando nos referimos a un corte de digestión hablamos de una parada del proceso digestivo. Se asocia normalmente al cambio brusco de temperatura (como cuando nos introducimos de golpe en la piscina o en el mar), pero también el exceso de calor y el ejercicio intenso, podrían dar lugar a este incómodo y peligroso estado.

Es importante tener en cuenta algunos aspectos alimentarios, que van a influir en el tiempo de digestión. Un alimento puede tardar en digerirse de 2 a 10 horas e incluso días, influyendo factores como: la cantidad, su estado (líquido o sólido), su composición (proteínas, grasas, hidratos, fibra, etc.) o el modo de preparación y cocinado, pero también incide la edad de quien lo come o su estado de salud digestivo (boca, estómago, páncreas, hígado, vesícula, y no solo los intestinos).

Ejemplos:

– El huevo duro y en tortilla. En ambas preparaciones son más indigestas ya que requiere más trabajo enzimático y biliar que si no lo está.

– Bechamel y productos elaborados con mezcla de harinas, mantequilla y leche, como croquetas, rellenos o bases de repostería y bollería. La mantequilla, al cocinarse, resulta muy indigesta.

– Alimentos fritos en aceites recalentados, viejos, estropeados o de mala calidad. En estos casos se generan potentes sustancias irritantes de la mucosa gástrica, como la acroleína.

– Conservas de pescado azul en aceite, tipo sardinillas, anchoas o caballa. Son alimentos de naturaleza grasa, además de ricos en histamina y están conservados en un líquido graso, por lo que su digestión es más lenta.

Noel Cervera

¡Verano, a recargar vitamina D!

vacation-2218989_960_720


A pesar de ser España un país donde las horas de sol al año son elevadas, nos encontramos con que el déficit de vitamina D en la población es más frecuente de lo que pensamos.

Este déficit puede repercutir no solo en la salud ósea, debido a su intervención en la absorción del calcio, sino que es una vitamina con acciones importantes en el sistema inmunitario y cardiovascular.

Por lo que en primer lugar debemos de intentar incluir en nuestra dieta alimentos ricos en dicha vitamina, como son:

  • Huevos
  • Vísceras
  • Pescados grasos: sardinas, salmón, atún.
  • Lácteos y derivados

En segundo lugar, es muy importante la exposición solar siendo ésta la principal vía para la síntesis de vitamina D, pues entorno al 95% de nuestros depósitos de vitamina D dependen de la síntesis cutánea por la exposición solar.

Por lo que debemos de aprovechar ésta época para recargar nuestros depósitos de vitamina D, haciéndolo siempre de manera controlada, recomendándose una exposición diaria sin protección, durante tan solo 10 minutos a mediodía y 20 minutos en las primeras horas de la tarde.

Ana Fernández Aránegas

Evita romper la cadena del frío al hacer la compra

Genoveva Sales 11

Siempre es importante preservar la cadena de frío, pero sobre todo en verano, ya que las altas temperaturas favorecen la proliferación de microorganismos y pueden provocar intoxicaciones y toxiinfecciones alimentarias, o que el producto pueda perder sus propiedades.

Tanto los productos refrigerados como congelados, deben de cogerse al final de la compra. También es importante transportarlos en bolsas isotérmicas y guardarlos en primer lugar una vez llegados a casa.

Toñi Guindos

Cuida de tu corazón comiendo pescado azul

sardines-1106191_960_720Con el cambio de rutinas y hábitos durante las vacaciones de verano, puede resentirse nuestra salud cardiovascular. Con el aumento de las temperaturas puede hacerse la sangre más viscosa. Se producen síntomas como hinchazón, retención de líquidos, pesadez de piernas y aparición de varices.

Los ácidos grasos esenciales juegan aquí un papel muy importante. Debemos tomarlos con la dieta nuestro organismo no los puede sintetizar. Son grasas poliinsaturadas. Los más beneficiosos son los omega 3, el eicosapentanoico (EPA) y el docosahexanoico (DHA).

Estos ácidos grasos mejoran la salud cardíaca, ya que reducen los triglicéridos y colesterol, mejoran la circulación sanguínea, controla la presión sanguínea y regulan la respuesta inflamatoria.

Los omega 3 se encuentran en los pescados azules como boquerón, sardinas, salmón, caballa, bonito, jurel. El verano es el mejor momento para consumir estos pescados frescos.

Una buena forma de tomarlos es a la parrilla combinados con verduras también de temporada como calabacines, tomates, espárragos y berenjenas. También podemos consumirlos en forma de suplementos alimenticios.

Rosana Perez

Alimentos de verano en bares, restaurantes y terrazas

american-salad-812652_960_720En verano con la temperatura elevada, los microorganismos proliferan más rápidamente en los alimentos y es más fácil que se rompa la cadena del frio.

Por eso en las cocinas de los establecimientos de hostelería (bares, restaurantes, terrazas, etc.), se deben extremar las precauciones en la higiene y manipulación de alimentos. Esto se debe tener muy presente dentro del equipo de trabajo de hostelería para asegurar la salud de sus clientes.

Esta información va dirigida tanto al consumidor como al establecimiento hostelero. Para evitar o prevenir toxiinfecciones alimentarias debéis vigilar:

  • Alimentos o salsas con huevo. Consumir y utilizar las salsas envasadas  y usar en un periodo breve de tiempo.
  • Marisco: los moluscos de concha, los que más bacterias concentran. Asegurarse que proceden de zonas con garantías higiénicas.
  • Ensaladas y vegetales crudos: bien lavados, evitar contaminación cruzada entre alimentos crudos y cocinados. Además, los quesos, pasta y embutidos deben prepararse justo antes del consumo (no dejarlos preparados con mucha antelación).
  • Gazpachos: extremar las medidas higiénicas de manipulación. No llevan tratamiento térmico aunque el vinagre tiene una acción conservante. A pesar de ello no deben prepararse con mucha antelación y es preferible que se consuman rápido.
  •   Pescados que se consumen crudos: boquerones, carpaccios o shushi deben congelarse antes para matar el anisakis.
  •   Carnes y pescados bien cocinados (70oC en el interior del alimento).
  •  Si el plato está recalentado mínimo a 70oC.
  •   Hielo: debe estar elaborado con agua potable.

    Consejos prácticos para el consumidor:

    Consume lo que pidas rápidamente.
    Evita pedir platos que contengan salsas caseras.
    Ante la duda siempre preguntar al camarero/a como está elaborado el plato (manipulación, ingredientes, antelación de la preparación, etc.,) y si no se está seguro, no pedirlo.

    Guillermina Burguera

Helados naturales y caseros para este verano

ice-cream-sundae-2194070_960_720Los helados son unos de los postres más demandados en verano, no exento de azúcares y grasas en cantidades industriales.

Hoy os voy a dar recetas para que elaboréis vuestros propios helados con base de frutas. Suelen hacerse con base de plátano maduro, por su cremosidad y textura.

A esta base le puedes añadir la fruta que quieras, aromatizantes naturales (vainilla, naranja, limón, canela…) o un poco de yogur o queso.

  •   De fresa. 1⁄2 plátano grande maduro troceado y congelado, 1 taza pequeña de fresas troceadas congeladas, 5 cucharadas soperas de yogur de fresa congeladas. Opcional: endulzante. Toppings: fresas y plátano desecados.
  •   De sandía. 1⁄2 plátano grande maduro troceado y congelado; 1 taza pequeña de sandía sin pepitas, troceada y congelada; 30gr de queso fresco o 5 cucharadas de yogur natural congelado. Opcional: endulzante. Toppings: gotas de chocolate negro, plátano desecado.
  •   Nana ice cream de piña colada. 1⁄2 plátano grande maduro troceado y congelado, 1 rodaja de piña madura natural o envasada sin azúcar, troceada y congelada, 1 cucharada sopera de coco rallado, 5 cucharadas de yogur de coco congelado.

Nuria Andrés

Este verano cambia los refrescos por bebidas naturales

mineral-water-1532300_960_720

Un refresco es una bebida preparada que normalmente contienen agua, azúcar, edulcorantes artificiales, ácidos (fosfórico, cítrico, málico, tartárico), colorantes, saborizantes, dióxido de carbono, conservantes, sodio y algunas cafeína.

  • Agua: representa el 90% pero está tan filtrada que apenas conserva minerales.
  • Azúcar: una media de 11 cucharaditas de té por cada lata de refresco.
  • Ácidos: el pH promedio de los refrescos es de 2.4 así que acidifica el estómago y daña la mucosa estomacal.
  • Dióxido de carbono: responsable de las burbujas que puede ocasionar acidez y dispepsia.
  • Conservantes y colorantes: pueden producir hiperactividad.
  • Sodio: varía según el refresco, entre 2-100mg/240ml.

     Así que nutricionalmente no nos aportan nada. Es mejor optar por bebidas naturales.

    Montse Montoya

Alimentos con gran cantidad de antioxidantes

tomato-1532117_960_720Los antioxidantes son sustancias que tienen la capacidad de eliminar los radicales libres que se producen por la oxidación celular y son responsables del envejecimiento celular además de estar presentes en enfermedades como el cáncer.

Esta oxidación celular aumenta cuando hay gran cantidad de proteínas animales en la dieta, si se consume alcohol, por el ejercicio físico intenso y la exposición al sol y, por eso el verano es la época donde se generan más radicales libres.

Para aumentar el aporte de antioxidantes es necesario aumentar el consumo de frutas y verduras. Algunos antioxidantes como los Carotenoides o los Betacarotenos los encontramos en frutas y verduras de color amarillo o naranja, el Licopeno en las de color rojo vivo como el tomate o la sandía, los Flavonoides en frutas de color violáceo como las fresas o frutas del bosque y la Vitamina C en kiwi, naranja, limón o pomelo.

Hay además otros alimentos con gran cantidad de antioxidantes como son el ajo, el té verde, el cacao e incluso el vino tinto tomado con moderación.

Àngela Perelló Pedrós

Recetas ideales para llevar a la playa o a la piscina

Cuando llega el verano, pero sobre todo cuando nos encontramos de vacaciones (especialmente si estamos fuera de casa), suele ser bastante habitual descuidar la dieta, en especial cuando pasamos el día en la playa o en la piscina tomando el sol.

Nuestra nutricionista Laura Serrano nos da algunas ideas para comer de manera sana y equilibrada fuera de casa:

appetizer-1238615_960_720Sándwiches vegetales

Entre las mejores alternativas nos encontramos por ejemplo con sándwiches vegetales con pavo, jamón, atún o pollo, y añadir a su vez verduras a la plancha, lechuga o tomates.

Ensaladas refrescantes

Siempre que tengamos tiempo es una buenísima idea elaborar saludables ensaladas de vegetales en casa o en el apartamento, guardarla en un táper y en la nevera y disfrutarla en la playa o piscina. Es una opción saludable baja en calorías que, además de refrescante, te aportará agua, vitaminas y minerales.

Deliciosas frutas frescas

Las frutas son siempre alimentos que no deben faltar ningún día.

Podemos optar por frutas de temporada (como el melocotón, las ciruelas, el mango, las cerezas…), y guardarlas bien en la nevera de playa para cuando vayamos a comerlas estén bien fresquitas.

Evita los snacks salados.

Debemos evitar las patatas saladas, frutos secos fritos y/o salados, snacks salados… y sustituirlos por otras opciones más saludables, como un puñado de frutos secos naturales, frutas…

Cadena de frío 

Hay que llevar la comida en una nevera, y estar seguros que mantiene la temperatura. Es desaconsejable que los alimentos pierdan el frío, de esta manera podremos evitar gastroenteritis no deseables.

Laura Serrano

Cuida tu piel este verano con los alimentos “anaranjados”

carrots-soup-2157199_960_720¿Por qué debemos aumentar el consumo de betacarotenos en verano?

En verano hay una mayor exposición de la piel al sol, esto hace que la piel se resienta y se produzca un envejecimiento prematuro de ésta, además de una mayor aparición de arrugas, debido a la liberación de radicales libres. El tabaco y agentes medioambientales como la contaminación también los libera.

Para combatirlos es importante hacer una alimentación rica en betacarotenos, un potente antioxidante que nos protege de los radicales libres.

Las frutas y verduras nos aportan dosis importantes de éstos pigmentos vegetales, los podemos distinguir fácilmente en frutas y verduras de color anaranjado (zanahorias, calabaza, albaricoques, níspero, pimiento, tomate…) pero también hay en verduras verdes enmascarados por la clorofila (espinacas, acelgas, berros, rúcula, canónigos, perejil…).

Rosa Gilabert